lunes, 17 de octubre de 2016

¿Cómo limpiar los oídos de mi gato?

Los oídos de los animales son los órganos responsables de una de sus más sorprendentes cualidades: la capacidad auditiva. Pero además el oido es el órgano del equilibrio, por lo que una buena salud del canal auditivo es fundamental para la salud de nuestras mascotas. 


 



¿Cómo es el oído de un gato?



El oido de los gatos se compone de tres partes: Oido externo, oido medio y oido interno. Externamente sólo es visible el oido externo, compuesto por el pabellón auricular, el canal vertical y el canal horizontal. Estos dos últimos sólo se pueden visualizar mediante un otoscopio, un aparato de diagnóstico que consiste en una luz potente, una pequeña lupa y un cono alargado para poder introducirse en el oido. El examen del oido lo ha de realizar el veterinario con una buena sujeción del animal para evitar que se mueva y pueda dañarse con el cono del otoscopio.


Tras el canal vertical se encuentra el tímpano, que ha de estar íntegro para poder oir. Además es una barrera de protección del oido medio e interno frente a agresiones internas, por lo que es particularmente importante en las otitis que el veterinario determine el estado del tímpano, ya que hay muchos productos que no se pueden aplicar si el tímpano no está perfecto. 

¿Qué puedo hacer yo en casa?

Todas las semanas hay que revisar el pabellón auditivo. La piel debe estar rosada y sin costras ni gran cantidad de cera. Nunca debe desprender mal olor. 
Los gatos son animales extremadamente limpios, y dentro de su higiene diaria ellos se limpian los oidos con sus patas delanteras. Si además tienes más de un gato, habrás observado que normalmente se limpian los oídos los unos a los otros con la lengua. Los gatitos estan acostumbrados a que sus madres les limpien los oídos, y a veces podemos encontrar en animales muy jovencitos que aún no saben limpiarse ellos solos.
La mayoría de gatos no van a necesitar un cuidado específico de los oídos, aunque algunos, por características particulares como la raza, enfermedades previas u otras, pueden requerir la limpieza de los oídos de forma regular, cada semana o cada dos semanas. 
Sin embargo si tenemos un gato que en condiciones normales no requiere cuidados específicos de los oídos y de pronto encontramos sus oídos sucios, debemos consultar al veterinario, pues puede tener alguna enfermedad que haga que los oídos generen más cera de la normal, como una otitis, o incluso que supuren si se trata de una infección muy fuerte. También hay veces que la falta de higiene de los oídos (a veces acompañada de falta de higiene de la zona perianal) nos indica que el animal tiene otra enfermedad que hace que descuide su propio cuidado o que, por ejemplo, está sufriendo dolor musculo-esquelético y no puede asearse apropiadamente. 

¿Qué síntomas aparecen cuando hay otitis?

- Piel del pabellón auricular color rojo o rosa oscuro
- Presencia de gran cantidad de cera, cera de color negro o marrón muy oscuro

La presencia de cera negra o marrón muy oscura puede indicar que tu animal tiene ácaros de los oídos







Resultado de imagen de otodectes gatos
Otodectes Cynotis es el ácaro más frecuente de los oídos de los perros y los gatos. Para diagnosticarlo es preciso mirar la secreción ótica con un microscopio.

- Olor desagradable
- Picor: el gato se rasca con las patas o sacude la cabeza constantemente


- Ladeamiento de la cabeza, pérdida de equilibrio o andar en círculos: atención, éstos pueden ser síntomas de otitis interna, mucho más grave y complicada de resolver que la externa. Si notas estos síntomas, debes acudir cuanto antes a tu veterinario!


¿Cómo limpiar los oídos de mi gato?

Una vez descartada la presencia de síntomas de otitis, podemos realizar la limpieza del pabellón auditivo de manera rutinaria:

1.- Enrolla una gasa a tu dedo. Es importante que uses una gasa, y no algodón ni otros productos que puedan dejar fibras dentro del oido. 

2.- Introduce tu dedo envuelto en la gasa con mucha suavidad en el pabellón auditivo de tu gato y realiza movimientos circulares delicadamente.



3.- Extrae la gasa y observa el tipo de cera que has recogido. Recuerda los síntomas de otitis: gran cantidad de cera, cera negra o marrón oscura, olor desagradable.

4.- Repite la operación hasta que la gasa salga limpia (cambia la gasa para ver bien cómo sale).

5.- Cambia la gasa y repite el proceso en el otro oido.

Puedes usar limpiadores auriculares. Se venden en clínicas veterinarias y tiendas de animales (no uses los de personas!), son baratos y ayudan a deshacer la cera que se encuentra en el canal horizontal y vertical. Se usan de la siguiente manera:


1.- Echa un chorro de limpiador, o una descarga en caso de que sea en spray, en el oido del animal.


2.- Da un buen masaje. La idea del limpiador es que llegue hasta la zona del tímpano, por lo que tendrás que sujetar la cabeza de tu gato para que no se sacuda antes de darle el masaje, coger la oreja desde la base y masajear de forma circular delicadamente (especialmente si el animal ya tiene otitis).

3.- Una vez hecho el masaje, deja que tu gato se sacuda durante 2 o 3 minutos.



4.- Vuelve a sujetar a tu gato y empieza a limpiar con la gasa, como hemos explicado en la limpieza sin limpiador auricular, hasta que la gasa salga limpia.



Consejos:



- No uses suero ni alcohol ni vinagre ni otros remedios caseros para limpiar los oídos de tu gato. El suero se suele quedar retenido en el oido y se convierte en caldo de cultivo para las bacterias y levaduras, causantes de infecciones. El alcohol y el vinagre son muy irritantes para esa piel tan delicada, pueden producir úlceras en el canal auditivo con el consecuente dolor para el animal.



- No uses bastoncillos de los oídos. Solo para cuando nuestro animal tiene el pabellón auditivo pequeño y con muchos recovecos podemos usar los bastoncillos para alcanzar los rincones más difíciles, pero nunca hay que introducir los bastoncillos por el canal vertical, ya que si el animal se mueve o no sabemos por donde vamos, podemos llegar a perforar el tímpano, produciendo una sordera a veces irreparable en nuestro animal.

Hasta aquí se pueden usar los bastoncillos para limpiar recovecos del pabellón auditivo. NUNCA se deben introducir por el canal auditivo.


- Sigue las indicaciones de tu veterinario. Es posible que tu animal tenga una condición particular (como alergias o particularidad anatómica) que haga que su oido necesite una limpieza con un producto especial o desinfectante o una frecuencia de limpieza diferente de la habitual. No escatimes en productos de higiene y limpieza, pues pueden ahorrarte el tratamiento de infecciones que es mucho más caro que los limpiadores.
Algunas razas, como lo Highlad Fold, tienen las orejas plegadas y necesitan más cuidados de los oídos.


- Nunca uses tratamientos de otitis de otros animales, personas o pidas uno en la farmacia. Es muy importante que si tu gato tiene una otitis acudas al veterinario, pues es el único que puede determinar si su tímpano está correcto, el tipo de agente infeccioso que está produciendo la otitis y la manera de combatirlo. Externamente pueden parecer iguales, pero el tratamiento es muy diferente en caso de otitis por levaduras, otitis bacterianas, otitis por parásitos, otitis alérgicas, cuerpos extraños en el oido, otitis interna... El veterinario debe coger una muestra del oido de tu gato para analizarla al microscopio y saber cuál es el tratamiento adecuado. En muchas ocasiones es necesario mandar una muestra al laboratorio para que hagan un análisis del tipo de bacteria y de los antibióticos que son efectivos frente a esa bacteria especificamente (cultivo y antibiograma).

- Una otitis “normal” debe resolverse con el tratamiento prescrito por el veterinario. Ante una otitis crónica necesitará realizar más pruebas en tu animal y tendrás que estar más atento a la limpieza del canal auditivo.


Esperamos que estos consejos te ayuden a prevenir problemas óticos en tu gato. Te recordamos que si tu gato necesita atención veterinaria puedes venir a vernos al Centre Veterinari Bitxos, en Burjassot, Valencia. Puedes llamarnos para concertar cita previa al 961131539, estaremos encantados de atenderte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog se ha diseñado para informar a los propietarios de animales y dar respuesta a dudas generales. No lo uses en sustitución de una consulta veterinaria, pues sin explorar correctamente a un animal no podemos diagnosticar nada y mucho menos tratarlo. Los comentarios no son respondidos diariamente, así que tampoco exijas una respuesta inmediata. Si a tu animal le pasa algo que te parece grave, llévalo al veterinario. No pierdas tiempo que puede ser crucial en escribir un comentario por internet. Gracias