miércoles, 16 de septiembre de 2015

Los Animales Geriátricos: cuidados y consejos para una vejez saludable.

 El envejecimiento en las mascotas no lo determina exclusivamente la edad o el tamaño. La genética, los cuidados recibidos y especialmente la alimentación son determinantes.

¿Qué son los animales geriátricos?


Consideramos geriátricos o de edad avanzada a los perros y gatos por encima de los 8 años, aunque puede haber variaciones dependiendo del tamaño del animal, estilo de vida y existencia de enfermedades crónicas. 


Los perros y los gatos forman una parte importante de nuestra vida, y por suerte, viven cada vez más y mejor. Una de las razones por las que viven ahora más tiempo se debe, por un lado, al gran avance que se ha producido en la medicina veterinaria tanto en conocimientos como en medios diagnósticos y nuevos tratamientos; pero quizás la razón más importante del aumento de la expectativa y calidad de vida de nuestros pequeños amigos es el conocimiento que tienen sus dueños sobre la importancia de la alimentación, manejo y aplicación de medidas de prevención (vacunas, desparasitaciones, chequeos, tratamientos preventivos...). 



Como hemos comentado, no todos los perros y gatos empiezan a envejecer al cumplir cierto número de años. Consideramos los 8 años como media, pero el envejecimiento no aparece a una edad concreta ni con un tamaño concreto, sino que está relacionado con unas variables como son el origen genético, el régimen de vida y cuidados que ha recibido y especialmente la alimentación.



Por lo general consideramos que los perros de razas pequeñas y gatos, de 0 a 10 kg, se pueden considerar geriátricos a partir de los 10 años, ya que su esperanza de vida suele ser mayor. 
Los perros de razas medianas, de 10 a 25 kg, podemos considerar que empiezan a envejecer a partir de los 8-9 años, mientras que los perros de razas grandes, entre 25 y 45 kg ya podemos considerarlos geriátricos a partir de los 8 años. Para perros de razas gigantes que pesan más de 45 kg esta edad se adelanta a los 7 años, ya que su esperanza de vida es menor. 

En general se acepta que un perro de raza grande entra en edad geriátrica a los 7 años y un perro de raza pequeña o un gato a partir de los 10 años.

Sin embargo,  además de la variabilidad de la especie y el tamaño de la raza,  la alimentación y las medidas preventivas de salud que adoptemos desde la infancia de nuestra mascota influirán definitivamente en la esperanza y calidad de vida de sus últimos años.

¿Cómo sé que mi perro o gato se está haciendo viejo?

 
El envejecimiento va a producir en nuestra mascota unos cambios tanto metabólicos como físicos responsables de los signos de vejez que veremos a continuación: 


- Reducción del metabolismo del animal. Provoca una disminución de su actividad y un aumento del peso corporal que se refleja principalmente en la acumulación de tejido graso. 



- Menor capacidad de respuesta a las infecciones. Hay una falsa creencia popular que dice que los perros mayores ya no necesitan vacunas. Es FALSO, los perros y gatos mayores tienden a tener sus defensas menos activas, por lo que es más frecuente que cojan enfermedades y sus vacunaciones deben realizarse correctamente todos los años. 


- Disminución de su capacidad de termorregulación. Lo que se traduce en "demasiado calor al sol y demasiado frío a la sombra". 


- Sensibilidad disminuida a la sed. Hay tendencia a la deshidratación, especialmente en gatos, donde suelen aparecer problemas renales.


- Cambios en los patrones de vigilia-sueño. Siestas frecuentes, irritabilidad y deambular nocturno. 


- Incremento de la relación grasa corporal/músculo. Con pérdida de masa muscular especialmente en las extremidades, que unida a la afectación de los cartílagos y huesos, hace que sus movimientos sean lentos, costosos, e incluso, dolorosos. 


- Cambios en la piel. Se vuelve más gruesa, se muestra hiperpigmentada y pierde elasticidad. Aparece grasienta al tacto y aumenta el olor corporal.
 

- Cambios en el pelaje. Disminución del brillo del pelo, tacto áspero y cambio de pigmentación o color del pelo.
 

- Pérdida del aseo corporal y de las costumbres de higiene. Puede llegar a hacer sus necesidades en sitios prohibidos con anterioridad.
 

- Almohadillas plantares hiperqueratinizadas. Más secas y duras. Uñas largas y quebradizas. 

- Disminución de la alerta mental. Tardan más en enterarse de lo que pasa a su alrededor, que unido a la pérdida o disminución de los sentidos de la vista y el oído hacen que nuestro animal sea más asustadizo o incluso agresivo. 



- Alteraciones dentales. Aumento de la placa o sarro dental, enfermedad periodontal y perdida y rotura de dientes. Son muy frecuentes. Ver el artículo relacionado "La enfermedad dental en las mascotas".
 

- Otros signos: tos, descenso de capacidad respiratoria, incontinencia urinaria, flatulencia y estreñimiento...

¿ Qué enfermedades les afectan con mayor frecuencia ?

 
Normalmente un paciente geriátrico no va a padecer una sola patología o afección y hay que considerarlo conforme a ello. 



Enfermedades más comunes en mascotas geriátricas

Perros
Enfermedades cardiovasculares, Diabetes Mellitus, Enfermedades de la próstata, Obesidad,
Enfermedades degenerativas articulares (artrosis), Cataratas, Neoplasias (tumores), Queratoconjuntivitis seca, Hipotiroidismo, Urolitiasis (cálculos en orina), Síndrome de Cushing, Anemia, Incontinencia urinaria, Enfermedades hepáticas, Insuficiencia renal crónica, Enfermedades de los dientes, Síndrome de disfunción cognitiva ...


Gatos
 

Insuficiencia Renal Crónica, Procesos inflamatorios del intestino, Diabetes mellitus, Lipidosis hepática, Obesidad, Neoplasias (tumores), Enfermedades dentales, Hipertiroidismo, Urolitiasis (cálculos en orina) o Cristaluria (cristales en la orina), Anemia, Hepatopatías, Enfermedades cardiovasculares 







En definitiva, la vejez no es una enfermedad en sí, sino que es un periodo de la vida en el que los órganos empiezan a manifestar las consecuencias del desgaste progresivo ocasionado por un funcionamiento durante años.

¿ Qué es un chequeo geriátrico y en qué consiste ?

 
Un chequeo geriátrico es el "reconocimiento clínico que se realiza a un animal de edad avanzada y que tiene como objetivo la prevención y el diagnóstico precoz de patologías en el animal viejo".



En un chequeo geriátrico el veterinario procederá a: 


- Evaluar y elaborar la historia clínica del paciente mediante una anamnesis (encuesta) que abarca todos los aspectos de la vida del animal.
 

- Realizar una exploración general de las constantes vitales y del aspecto general del paciente (peso, temperatura rectal, frecuencia cardíaca y respiratoria).
 

- Realizar pruebas laboratoriales y de imagen necesarias para tener idea de la forma, tamaño, consistencia y funcionamiento de los órganos que componen la anatomía del animal. 

En el Centre Veterinari Bitxos recomendamos realizar un análisis sanguíneo general de control y una radiografía torácica como mínimo, y durante la campaña de este año, ambas pruebas se ofrecerán con importantes descuentos, al igual que la consulta para animales geriátricos.


Este conjunto de pruebas dará una visión global del estado de tu mascota y según esto, nuestros veterinarios te informarán de qué cambios debes hacer en las rutinas de tu animal para mejorar su calidad de vida, si es necesario realizar algún tipo de intervención, o si es necesario administrar algún tratamiento o recomendable tomar alguna medida preventiva para evitar la aparición de complicaciones durante su vejez. 


¿Cuando realizar un chequeo geriátrico a tu animal?


- Si tu animal tiene más de 8 años y hace más de uno que no le realizas ninguna analítica de control de salud general. 
- Si has notado cambios en su comportamiento
- Si notas que oye o ve peor
- Si notas que le cuesta moverse cuando está recién levantado o si no puede saltar o subir y bajar escaleras como antes.  
- Si notas que se cansa cuando hace ejercicio
- Si tose varias veces al día, sobretodo de noche
- Si le cuesta masticar y se traga la comida o la vomita
- Si le huele el aliento
- Si se le han caido algunos dientes
- Si le ha salido algún bulto en la piel o en las mamas
- Si le cuesta orinar o defecar
- Si se le escapa la orina sin que se dé cuenta o ha empezado a orinarse en casa cuando no lo hacía
- Si bebe, come u orina más de lo habitual
- Si ha ganado o perdido peso



¿ Por qué hacer un chequeo geriátrico ?



A veces no notamos ninguno de estos síntomas. Los animales tienen la habilidad de enmascarar los signos de enfermedad por una conducta natural que le ayuda a sobrevivir en el medio salvaje. 

El desarrollo que se ha producido en veterinaria permite, mediante pruebas diagnósticas precoces (análisis de sangre, orina, heces, RX, ecografia,...), diagnosticar patologías en fases tempranas antes de que aparezcan los síntomas asociados a ellas y sacar a la luz signos clínicos ocultos (dolor,..) y pudiendo actuar de forma preventiva para evitar que estas patologías aparezcan o impedir o parar su avance, mejorando la calidad y esperanza de vida de estos pacientes 



¿ Cada cuánto tiempo debe realizarse el chequeo ?

Los intervalos de tiempo entre chequeos dependen de cada paciente en función de las diferentes patologías encontradas, de las acciones clínicas y terapéuticas aplicadas y de las revisiones que sean necesarias.

Por regla general en un año de vida a estas edades se pueden producir muchos cambios en un paciente, por lo que nosotros recomendamos como mínimo una revisión cada 6 meses. 

Si consideramos como media que un año en la vida de nuestro perro o gato corresponden con 7 años de las personas, realizar un chequeo cada 6 meses es como ir al médico cada 3 años y medio!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog se ha diseñado para informar a los propietarios de animales y dar respuesta a dudas generales. No lo uses en sustitución de una consulta veterinaria, pues sin explorar correctamente a un animal no podemos diagnosticar nada y mucho menos tratarlo. Los comentarios no son respondidos diariamente, así que tampoco exijas una respuesta inmediata. Si a tu animal le pasa algo que te parece grave, llévalo al veterinario. No pierdas tiempo que puede ser crucial en escribir un comentario por internet. Gracias